El año sigue pintando verde

Por los predios de Macorís del Mar, el Tetelo Vargas y su famosa Serie 23, el año está pintando verde y no por la famosa y recurrente marcha, sino por el paso arrollador de las Estrellas Orientales.

Con su slogan de combate “Pisando Fuerte” lograron pasar su peor racha de derrotas de cuatro, del 21 al 25 de noviembre, y fue un tratamiento ambulatorio apenas con acetominofen, porque volvieron a pelear con más fe la primera posición bajo la rectoría de Dean Treanor y no dan un paso hacia atrás, ni para coger impulso.

¿Se repetirá la historia del ‘68?

Las Estrellas Orientales ganaron por última vez el trofeo de campeón el 14 de febrero de 1968, piloteados por el cubano Tony Pacheco cuando derrotaron 5 juegos por 3 a los Leones del Escogido en la serie final. En la Serie Regular terminaron los “Verdes” en primer lugar con registro de 34-24, con ventaja de 7 juegos sobre el Escogido, 12 sobre las Águilas y 13 del Licey.

La Serie Final comenzó el 6 de febrero de 1968 en el estadio Tetelo Vargas, terminó el primer juego 1-1 en 15 entradas. El segundo en el Quisqueya los rojos 5-2. El tercero triunfo verde 4x2. El cuarto lo ganó el Escogido con labor completa de Juan Marichal.

El quinto triunfo oriental 3x2 con Larry Dierker. Los Orientales ganan el sexto 3x0 con victoria para Mike Cuellar. El 12 de febrero ganan las Estrellas 3-1 y de nuevo Juan Marichal saca la cara por los melenudos y gana 4-0. Lanzó 18 entradas sin permitir carreras estableciendo un récord nacional.

Además fue el líder de remolcadas con cuatro. El 14 de febrero en el Tetelo Vargas las Estrellas derrotan 2x1 al Escogido y logran la corona con gran trabajo monticular de Larry Dierker. En la serie Dierker tuvo récord de 2-0 con 20 ponches.

Fuente: Diario Libre

Quienes Somos

Una compaña de noticias comprometida en la difusión de información local en un número de diferentes y simultáneas formas, reflejando los puntos de vista objetivos y aspiraciones inmediatas de las comunidades a las que servimos.