¿Por qué amamos a Juego de tronos?

Beric a Jon:

 "No creo que sea nuestro propósito entender. Excepto una cosa: somos soldados ", le dijo Beric Dondarrion a Jon "Tenemos que saber por qué estamos luchando. No estoy luchando, para que un hombre o una mujer que apenas conozco pueda sentarse en un trono hecho de espadas ... [Estoy luchando por] la vida. La muerte es el enemigo. El primer enemigo y el último ... El enemigo siempre gana. Y todavía tenemos que luchar contra él. Eso es todo lo que sé. Tú y yo no encontraremos mucha alegría mientras estemos aquí, pero podemos mantener a otros con vida. Podemos defender a aquellos que no pueden defenderse a sí mismos ... Tal vez no necesitamos entender más que eso. Tal vez eso sea suficiente ".

Es fácil ver por qué el programa tiene tantos fanáticos: sus episodios presentan personajes complejos interpretados por actores atractivos que participan en emocionantes batallas con efectos visuales de última generación, pero también porque presenta un conflicto humano básico que es sobrevivir y otro moral que es tener una vida con significado.

También pienso que está ocurriendo algo más: la narración de "Juego de tronos" le brinda a su público la oportunidad de contemplar y debatir preocupaciones fundamentales sobre el significado de la vida humana, temas que son fundamentales para todas las religiones y las políticas mundiales de los hombres.

La trama, en su forma más básica, es una lucha de poder: quién lo tiene y lo que hace para protegerlo, quién la quiere y cómo planean obtenerla (moral y ética generalmente ignorada).

Entrelazados están los temas de honor, justicia, venganza y redención entre las cuestiones de ética, moralidad y vínculos familiares. Otras complicaciones incluyen incesto, dioses enojados y banqueros avariciosos, ya sabes lo típico si lees dos días cualquier periódico. La política de supervivencia no es la única política, por supuesto.

También está la filosofía más amplia del programa, la supervivencia por parte del hombre fuerte a cualquier costo (aunque las mujeres generalmente terminan con más poder a pesar de sus sacrificios).

En Westeros, la vulnerabilidad siempre es un error: sientes algo y baja la guardia y te desollarán vivo. Sea un pobre diablo o un rey.

Como lo expresa Sansa Stark, con real disgusto, después de otra promesa vacía de caballerosidad masculina, “Nadie puede protegerme. Nadie puede proteger a nadie ".

"Juego de tronos" ha sido alabado por sus valores de actuación y producción, aunque algunos críticos se han opuesto a las representaciones gráficas de violencia, tortura y violación, pero la Edad Media no fue un momento divertido ... si no me cree lo que acaba de leer busca algo sobre los mongoles, el imperio otomano, Iván el terrible o Vlad Tepes.

Creo que la razón favorita para mi es una oportunidad para que los espectadores reflexionen sobre la condición humana. Una escena de batalla prolongada debe ser sobre la sed de sangre, pero en lugar tenemos empatía y supervivencia, no quiero matar a nadie, pero no quiero morir: las tomas del punto de vista de un personaje nos enseñan en el suelo que se siente estar debajo de una pila de cuerpos sangrientos y fangosos, obligándonos a sentir el pánico de un soldado, su confusión y su miedo. Cada combate empuja al espectador a ver el precio que se paga en las guerras de los hombres.

Aunque no es una revelación divina, el espectáculo, como muchos textos sagrados, destaca a los hombres y mujeres cuyas debilidades humanas no los definen. Tienen defectos, pero también tiene la oportunidad de cambiar.

En las religiones judeocristianas puedes ver todas las historias crueles de un mundo generalmente hostil, el drama y la crueldad no solo del hombre al hombre sino también de Dios ... Nuestros personajes siempre caen y dudan de sí mismos. Sin embargo, a pesar de las fallas, estos héroes bíblicos tienen un sentido palpitante de su deber, del destino y de la responsabilidad. Ellos hacen lo mejor que pueden y hacen que sus acciones tengan sentido, aunque en su momento no parezcan importantes.

Historias como estas, que tienen paralelos en las religiones de todo el mundo, permiten a los creyentes confrontar sus propios defectos y luchar por vidas.

Nos recuerdan que incluso las más grandes figuras religiosas son más que seres humanos que sucumben a la tentación, caen y, sin embargo, siempre encuentran la fuerza para levantarse.

Los personajes de "Juego de tronos" luchan por la grandeza en medio de las pruebas del ego y las tentaciones. Mantienen nuestra imaginación porque su búsqueda de significado, propósito e identidad es similar a la nuestra, aunque sea más grande y tengan zombis helados y dragones. Y al igual que los textos sagrados que, durante siglos, han ayudado a los creyentes a reflexionar sobre qué es lo correcto, lo incorrecto y la zona gris donde todos vivimos, "Juego de tronos" incita a las audiencias a ver más allá de sus problemas diarios, y a considerar el significado y el propósito de sus propias vidas.

Entonces, ¿por qué la serie es tan exitosa? Esto es sencillo.

La gente busca inspiración e instrucción de la cultura popular cuando la religión institucional ya no habla su idioma.

La música, el arte, la literatura, el cine y la televisión llenan el vacío para un número creciente de personas que tienen necesidades existenciales que no son satisfechas. La mayoría de nosotros nunca montaremos dragones, caminaremos a través del fuego o enfrentaremos a ejércitos de zombis congelados de ojos azules.

Pero podemos, en momentos de calma, confrontar cuestiones morales y éticas, cuestionar el mundo, buscar significado, discutir nuestra identidad y propósito y preguntarnos ¿Qué haría Jon Snow? Y más importante…. ¿Qué haríamos nosotros en su lugar?

Angel Lockward Cruz

Quienes Somos

Una compaña de noticias comprometida en la difusión de información local en un número de diferentes y simultáneas formas, reflejando los puntos de vista objetivos y aspiraciones inmediatas de las comunidades a las que servimos.