“Espera, no, a esa señora no la toques, ella es la que nos lleva comida cuando estamos presos”.

COTUI – Una señora salió de la iglesia y se dirigía a su casa, junto a otra señora que la acompañaba por una calle oscura, cuando de repente llegaron dos delincuentes encapuchados a atracarlas.

El atracador que iba manejando, detiene la motocicleta, saca una pistola y le dice a ambas que se trataba de un atraco y que le dieran todo lo que llevaban encima. Sin embargo, cuando el otro atracador se dio cuenta quien era la señora, le dijo a su compañero: “Espera, no, a esa señora no la toques, a ella no le podemos quitar nada, porque ella es la que nos lleva comida a la fortaleza donde nosotros estamos presos”.

Resulta que la señora es miembro de un comité de la iglesia Católica que ayuda a los presos y van todos los meses a llevarles, comida, ropa, en diciembre le hacen su cena, en semana santa le hacen habichuelas con dulce, en un patronato que se dedica a eso.

La mayoría de los presos ya la conocen, porque siempre ella lleva provisiones para repartir. Sin embargo, la otra parte de esta historia es que hay ciertos guardias, que por dinero, dejan salir a algunos presos a cometer atracos y dicen que hasta los dejan salir a discotecas.

Fuente: Las calientes del sur

Etiquetado como

Quienes Somos

Una compaña de noticias comprometida en la difusión de información local en un número de diferentes y simultáneas formas, reflejando los puntos de vista objetivos y aspiraciones inmediatas de las comunidades a las que servimos.