Critica de Cine: Creed 2

En "Creed II", Michael B. Jordan, todo furia endurecida y ternura herida, repite el papel de Adonis Creed, un joven que tiene el boxeo en su sangre tanto como su padre, Apollo Creed.

La película es una secuela de "Creed", el asombroso y conmovedor giro de 2015 de Ryan Coogler.

Pero también podrías llamarlo la octava película de "Rocky". Tomada en sus propios términos, la película es una secuela conmovedora y efectiva, con un par de golpes sorpresa y, en su mayoría, muchos toques suaves y golpes que crees que has visto antes.

Lo que se nota sobre "Creed II" es que nunca se le ocurre una nuevo personaje o situación que alcanza un estado icónico propio, sin embargo, esa textura te crea conflictos inesperados, el director conoce los personajes y los reta de forma original y muy exitosa. El director opta por tomas en primer plano, cámaras en movimientos y contrastes demostrando que no solo tiene buena técnica, sino que entiende a los personajes: la soledad, la ira, la tristeza, la decepción se manejan a través de lenguaje no verbal y de ojos nerviosos…. Se podría decir que los combates más importantes no ocurren dentro del ring (como nos pasa a la mayoría de nosotros)

Jordan, un actor fantástico, interpreta todo esto con un feroz personaje con una ansiedad existencial. Cuando Creed dice: "Soy peligroso", lo dice en serio, pero Jordan entrega esa línea con una arrogancia callejera que es su forma de mostrarnos la necesidad de Creed de demostrar su valía en un mundo regido por la opinión de los demás. Viktor, su antagonista del boxeo, está construido como una pared de músculos y golpea como una máquina letal. Es un enemigo formidable, aunque cuando aparece en el ring frente a Creed demostrando vulnerabilidad solo cuando ve a su destruido padre o a su arrogante madre.

"Creed II" habla del legado y el destino se alimenta, a veces casi de forma parasitaria, de la gloria de la película anterior. Los personajes femeninos demuestran un entendimiento casi filosófico sobre cómo comportarse con hombres que se ganan la vida haciéndose daño… Tessa Thompson demuestra no solo gran química sino un deseo de ser mejor persona y la esposa de Apolo un temple propio de las muchas batallas peleadas.

Pero es la soledad de Stallone, con su chaqueta de cuero negro, su camiseta gris y su sombrero arrugado de pastel de cerdo, como Rocky quien es nuevamente artísticamente subestimado en "Creed II" con el murmullo perfectamente afinado, el brillo mayor y más sabio. Los villanos tienen textura y conflictos propios por los cuales generan mayor simpatía en la audiencia.

"Creed II" es realmente una película sobre la fe. Se trata de cómo Adonis Creed pierde la suya, se revuelca en la arena del desierto y luego lucha para recuperarlo. Él tiene que ir al infierno y volver al triunfo. Creed II se ha creado con corazón y habilidad, y Jordan invierte cada momento con una convicción tan feroz que hace que parezca que todo importa. Incluso si todo lo que importaba era conocido por todos que conoce una de estas películas.

Angel Lockward Cruz

Quienes Somos

Una compaña de noticias comprometida en la difusión de información local en un número de diferentes y simultáneas formas, reflejando los puntos de vista objetivos y aspiraciones inmediatas de las comunidades a las que servimos.