Hammock no se preocupa por los partidos del Licey afectados por la lluvia

SANTO DOMINGO. Después de que salieron todos los lanzadores del roster, el mánager de los Tigres del Licey pensó que el partido terminaría pronto.

Pero no fue así, recuerda el técnico de los azules, Robby Hammock luego del partido que su equipo les ganó a los Toros del Este el pasado 16 y que se extendió por ocho horas y siete minutos y en el que se utilizaron 29 lanzadores (15 por el Licey).

“Es duro cuando se juega todas esas entradas para mantenerse enfocado”, señala Hammock a DL. Sobre lo complicado que podría ser su calendario por la ruta de partidos suspendidos o pospuestos dijo que no le preocupa. “Fuimos afortunados de no jugar” el miércoles, un juego suspendido ante las Estrellas, pero “tú no te preocupas sobre mañana, tú tienes que preocuparte por el juego de esta noche”.

El Licey completará su partido suspendido contra el Escogido el domingo y el jueves contra las Estrellas. Por lo menos, de algo puede estar tranquilo Hammock y es que el veterano Anderson Hernández lo puede ayudar desde el montículo. “Sí, sí, en caso de que lo necesitemos”, señaló, en tanto dejaba escapar una sonrisa. El capataz azul recordó que vivió una experiencia similar en un juego de larga duración.

Le ocurrió en el 2004 como mánager en la Liga de California y allí le tocó 18 entradas. Por lo que ahora es “nuevo récord para mí”, aunque en aquel partido se trató de seis horas, no ocho como en el de Toros y Licey.

En el caso del partido del pasado martes, pero que terminó miércoles, llegó al hotel a las 6:00 a.m, sin comer nada. “Estaba muy cansado, no comí, el sol salía y tuve que cerrar las ventanas” por la luz solar con el fin de conciliar el sueño.

Fuente: Diario Libre

Quienes Somos

Una compaña de noticias comprometida en la difusión de información local en un número de diferentes y simultáneas formas, reflejando los puntos de vista objetivos y aspiraciones inmediatas de las comunidades a las que servimos.