Lifestyle: Problemas con el tiempo compartido

TREND, la principal revista de negocios de Austria, fundada en 1970 por Oscar Bronner, propiedad del grupo editorial más grande de Viena, Verlagsgruppe News. Publica en alemán bajo la firma de Markus Groll, en sus páginas 30 y 31, de la edición del 7 de septiembre del 2018, el reportaje sobre LIFESTYLE, que hospedamos a continuación, traducido al español, por considerarlo de interés nacional.

Esta publicación de 45 mil ejemplares impresos, alcanza 128 mil lectores directos más sus cientos de miles de suscriptores en la red.

El rey del time share, Günter Kerbler, esta hoy en el centro de la crítica.

El inversionista inmobiliario GÜNTER KERBLER tiene problemas con su imperio de tiempo compartido en la República Dominicana: los clientes insatisfechos lo acusan de engañar con los impuestos y de mala administración. ¿Quién en Austria, al pensar en RD, no se imaginaría inmediatamente el sol, la arena y las hamacas? Por ejemplo, el inversor inmobiliario Gunter Kerbler.

El es quien se tensa en éste momento cuando llegan noticias desde el Caribe, porque uno de sus proyectos turísticos en el paraíso de las vacaciones, se cubre con nubes negras. Lifestyle Holidays Vacation Club se enfrenta a acusaciones masivas de mala administración, y lo que es aún más desagradable de irregularidades fiscales.

Una declaración de hechos que fue dirigida a las autoridades fiscales regionales (Expediente Nr. MH-EXT-2018-021712) reveló que el Grupo de Turismo de Kerbler, entre otras cosas, no ha pagado 120 millones de dólares en impuestos retenidos. Kerbler, ex propietario de Conwert Group, Wiener Privatbank y los medios de comunicación y ecoinversores ("Arbeiterzeitung", producción de algas, arquitectura de casas de madera), posee junto con su esposa el 50 por ciento del gran club de vacaciones. El rechaza todas las irregularidades y trivializa los hechos: “Dios mío, ataques hay siempre”. Y sin embargo ahora admite dudas sobre algunos socios comerciales locales; “También tengo escepticismo en el asunto y he llevado copias de todos los documentos a Austria por seguridad. A primera vista, parece que he sido engañado por alguno que otro empleado ".

¿Qué salió mal? Durante años el negocio de las casas de vacaciones funcionó como el reloj. Desde 2002, LHVC en República Dominicana, logró un imperio turístico de 25 instalaciones hoteleras, teniendo Resorts de apartamentos para vacacionar, en 8 lugares de la isla. La mayor parte se encuentra en la ciudad turística y portuaria de Puerto Plata. Con una cantidad considerable de turismo, LHVC es el resort más antiguo ubicado en playa Cofresi. Registra anualmente medio millón de visitantes, logrando para el grupo completo casi 800,000 personas anualmente. Esto corresponde al 16% de los 5 millones de los visitantes anuales que recibe RD. En total, LHVC cuenta con 3,000 empleados y las ceremonias de entrega de premios de las autoridades locales de turismo, así como el apoyo a deportistas, atestiguan la buena reputación de los austriacos en la zona. Al menos así fue hasta ahora. El obstáculo es, de todas las cosas, el modelo de negocio en sí mismo. LHVC vende capacidad de camas a través de las llamadas inversiones de tiempo compartido. El negocio funciona igual en todas partes: los clientes pueden comprar derechos de vacaciones semanales- a menudo de por vida- con atractivas inversiones iniciales. Estos están garantizados por una especie de copropiedad de la propiedad. Las semanas de vacaciones teóricamente pueden usarse arbitrariamente o intercambiadas con compañías aliadas de tiempo compartido. Debido a que las inversiones iniciales son muy altas, las membresías de LHVC pueden llegar a ser tan altas como $ 100,000 de dólares o más, enormes sumas de dinero con el correspondiente abuso y potencial de mala administración. Después de todo, el proveedor de tiempo compartido debe poder garantizar a sus clientes años de placeres vacacionales. Según sus propias declaraciones, LHVC ha acumulado alrededor de 50,000 miembros del club durante sus 16 años de carrera, principalmente de Estados Unidos, pero también de Austria y Alemania.

CLIENTES DESCONTENTOS.

- El aviso a las autoridades fiscales de la República Dominicana ha sido realizado, de acuerdo a unos 200 clientes insatisfechos de tiempo compartido de LHVC. Quieren salir de su contrato y hasta ahora no se toman demasiado en serio las prácticas comerciales del grupo turístico. Molesto para Kerbler; el representante de los demandantes es el famoso abogado Dr. Angel Lockward, antiguo ministro de industria y comercio de RD. Según su declaración, sus clientes pagaron impuestos nacionales, pero LHVC no los entregó a las autoridades. No hubo registros de propiedad para muchos bienes inmuebles ni números de impuestos para las compañías comerciales. Incluso se estan preparando demandas civiles y compensación para los clientes. Lockward dejó saber que, en el peor de los escenarios, notificará a Interpol.

ANTIGUA DISPUTA.

- Es muy posible que también esté relacionada con un caso más antiguo. Hace un año, Kerbler entró en disputa con otro coinversor austríaco del grupo turístico, que también se hace cargo del desarrollo y alquiler de propiedades vacacionales para terceros. Alexander Schaufler, quien habría hecho una fortuna con el proveedor de servicios financieros MBI, fundado en 1989, él se quejó bajo amenaza de acción legal sobre el proyecto cofinanciado Costa Esmeralda. También le preocupaban las propiedades inmobiliarias sin terminar, las entradas faltantes en el registro de la propiedad y las supuestas expectativas de lucro incumplidas de más de 30 millones de euros. Kerbler y LHVC argumentaron en ese momento que el propio Schaufler era el culpable de los retrasos en la construcción, y que vendió membresías de tiempo compartido, a pesar de que ni siquiera había completado el esqueleto de las respectivas casas de vacaciones. Kerbler quería presentar una contrademanda por 70 millones de euros. Los participantes mantienen en silencio el resultado de esta disputa. Schaufler no estaba listo para ninguna declaración. El propio Kerbler se refiere en este asunto a su compañero Markus Wischenbart, quien posee el 50% restante de la compañía con su esposa Anja y dirige el negocio localmente. Aparentemente, él también culpa a Wischenbart de las calamidades actuales. Él es austríaco y en la industria de tiempo compartido no es un desconocido. En la década de los 90´s, en éste país, con controversiales modelos de negocios (WIBA Touristik GmbH) dio mucho de que hablar. Wischenbart no pudo ser contactado por los periodistas.

ARENA EN LA TRANSMISIÓN.

- Si hay algo de cierto en las acusaciones, no es seguro. Sin embargo, es otro muelle dañado para un modelo que no funcionó tan bien de todos modos. Hace dos años, los planes de Kerbler para construir más centros turísticos en la península de Samaná junto con el actor de Hollywood Richard Gere y el propietario de Zara, Amancio Ortega, habían terminado. Otros proyectos hoteleros de Kerbler en RD han sido cuestionados por las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente. Por ejemplo, en las comunidades de Sosúa y Cabarete. Se dice que los edificios fueron construidos dentro de una barrera protectora de 60 metros desde la playa. Durante meses, uno luchó por permisos especiales contra una amenazante pausa de la construcción. Los problemas son aún más desafortunados ya que el negocio fue lucrativo durante mucho tiempo.

De acuerdo con documentos de financiamiento, Tisha-Holding, quien sostiene a LHVC, también se anunciaría en Austria como inversionista. Para proporcionar una idea de las declaraciones de ingresos; De acuerdo con los documentos oficiales, una tarifa de gestión del 33% de las cuotas de membresía permanece para los operadores. En la declaración de hechos a las autoridades fiscales de Rep. Dom. el total de estas tarifas se ha extrapolado a $ 2,500 millones de dólares desde el inicio de las operaciones. Una maldición del Caribe, que pudiera ser peor.

MUY BUENOS AMIGOS.

- Expertos en turismo, directores generales y medios propietarios Maruks y Anja Wischenbart (arriba) e inversor inmobiliario Günter Kerbler (derecha).

Las acusaciones de clientes insatisfechos de su imperio de vacaciones pusieron a prueba la asociación.

LIFESTYLE HOLIDAYS VACATION CLUB Proveedor de Timeshare

PROPIETARIOS: Las familias de Günter Kerbler y Markus Wischenbart

NEGOCIO 1: 50.000 miembros de tiempo compartido para centros vacaciones en Rep. Dom. y en Cancún (México)

NEGOCIO 2: Desarrollador de hoteles y casas de vacaciones para inversores externos.

Financiación: en membresías de tiempo compartido y Tisha Investments Overseas (Islas Vírgenes)

En 2013 y 2016, Tisha emitió dos bonos (60 millones de euros) a través del Banco “Wiener Privatbank” (anteriormente propiedad de mismo Günter Kerbler).

La edición en alemán, puede consultarla en: https://www.trend.at/magazin

Quienes Somos

Una compaña de noticias comprometida en la difusión de información local en un número de diferentes y simultáneas formas, reflejando los puntos de vista objetivos y aspiraciones inmediatas de las comunidades a las que servimos.