Reseña: Batman #19 (Renacimiento)

Dos amigos o dos amigas y sus correspondientes parejas, quedando para salir juntos y pasar un buen rato.

¿Quién no ha experimentado algo así alguna vez? Tal vez esa sea la pregunta que se hizo Tom King llegado este número y este momento de su etapa en Batman, haciendo de nuevo lo que ya nos dejó muy claro en el segundo anual de la colección, que en las distancias cortas es cuando tenemos al mejor King posible. Al menos cuando hablamos de su etapa en Batman. Y es que el número 19 de la serie regular de Batman en nuestro país, esconde en su interior un regalo muy especial, una historia que rompe con todo lo anterior, en cuanto a lo que se nos cuenta, alejándonos de grandes conspiraciones, enfrentamientos, conflictos, luchas, dramas, golpes, sangre, sudor y confesiones descarnadas, y se deja llevar por la simple y llana vida normal en una cita doble entre Lois Lane, Selina Kyle, Clark Kent y Bruce Wayne.

La etapa de King a cargo de Batman va a pasa a la historia, sin duda, sin embargo, lo hará con luces y sombras, pues hasta la fecha no acaba de encontrar la regularidad argumental, con sagas muy interesantes o historias donde el objetivo es tan difuso que confunde al lector o con pequeños arcos en los que demuestra todo el talento que tiene. Arcos cortos y que se alejan de esa vida bajo la capucha. King es un escritor perfecto, su estilo, su forma, su fondo, su planificación, su ambición a la hora de encarar cada trabajo hacen de su pluma un valor seguro para la inmensa mayoría, pero también nos deja historias asépticas, muy tangenciales a lo que emociones se refiere.

Son sus arcos más largos son los que más adolecen de este inmovilismo, siendo los cortos los que desatan su lado pasional y visceral, para hacer sentir de verdad cada texto y viñeta de la historia. Poco hay que decir respecto al argumento de número 19 de Batman que no sea lo ya expresado. Una cita en la que dos amigos, dos grandes amigos, con sus más y sus menos, como ha de ser en los amigos de verdad, cuyo respeto mutuo va mucho más lejos de lo simplemente mundano, pasan unas horas juntos sin preocuparse de lo que pueda estar pasando en Metrópolis o Gotham. Unas horas de diversión en una feria típica de condado en la que hay una condición para poder acceder: ir vestido de superhéroe. Simplemente brillante. Y es que esta es la herramienta que King usa en esta ocasión para construir la trama que fluye suave y orgánica a lo largo de todo el número.

Una herramienta que se permite ir más lejos cuando la interacción verdaderamente interesante es la que tienen Lois y Selina, voces de la cordura, del sentido común, de la reflexión sabia ante una situación que les viene grande a los dos héroes más importantes del Universo DC.

Lo imposible es posible cuando eso que nadie había logrado antes se lleva a cabo. Es así de simple, lo imposible hoy es lo posible del mañana y King así lo cuenta y mete de lleno al lector en esta historia en la que el algodón de azúcar, los helados, los perritos calientes y el béisbol, sustituyen a las amenazas cósmicas, los rateros de los callejones y los supervillanos egocéntricos con ansias de dominación mundial.

Un aterrizaje en la vida que todos conocemos y que nos pone al lado de estos cuatro personajes a los que acompañamos en una noche diferente, una noche especial, en la que lo único que de verdad cuenta es la amistad sin esperar nada a cambio.

Fuente: Zona Negativa

Etiquetado como

Quienes Somos

Una compaña de noticias comprometida en la difusión de información local en un número de diferentes y simultáneas formas, reflejando los puntos de vista objetivos y aspiraciones inmediatas de las comunidades a las que servimos.