NUEVA YORK. La convicta asesina de la cantante texana de origen mexicano Selena Quintanilla, condenada a cadena perpetua, Yolanda Saldívar, reveló 22 años después del asesinato que la mató porque no quería que la acusara de robo por los presuntos desfalcos que hizo como administradora de los negocios de la llamada “Reina del Tex Mex”.

Según el periódico La Opinión, con base en Los Ángeles (California), Saldívar confirmó lo que ya era de conocimiento, aunque se han ofrecido diferentes versiones sobre el motivo del crimen, incluyendo las que aparecen en el libro “El Secreto de Selena”, de la periodista María Celeste Arrarás, en el que recoge testimonios de testigos y allegados a Selena y Saldívar.

El asesinato estaría relacionado a un intento de Saldívar de ocultar el robo de miles de dólares de las tiendas de la artista que ella administraba y evadir un eventual proceso judicial.

“La mató porque quería simular un asalto para evitar ir a la cárcel y, sobre todo, para no pagarle los casi $200 mil dólares que le había robado durante su administración de las tiendas de ropa y el club de fans”, dice el reporte de Univisión.

Saldívar asesinó a la artista después de vociferarle insultos escuchados por los empleados del motel y transeúntes.

Al margen, el periódico La Opinión recuerda que esa versión también aparece tímidamente en una de las escenas de la película “Selena”, producida por el papá de la cantante, Abraham Quintanilla, y protagonizada por Jennifer López.

La Opinión dice que Saldívar habló con la cadena Univisión, pero no se han difundido el video ni el audio de la entrevista, en los que presuntamente hace la revelación.

Saldívar, a quien la Junta de Libertad Bajo Palabra del Estado de Texas le ha rechazado la libertad condicional, no había querido hablar en público sobre el móvil que tuvo para asesinar a la intérprete bilingüe, pero entre las versiones se ha citado hasta una presunta relación lésbica entre ellas dos, lo que fue desmentido en su momento por los familiares de la víctima.

Selena, que era muy poca conocida en el medio latino, por ser intérprete de una fusión que su padre y ella armaron de dos ritmos mexicanos con el grupo “Los Dinos”, saltó a la notoriedad mundial en marzo de 1999, después del asesinato.

Antes, había hecho tímidas apariciones en programas de televisión como el de Cristina Salagueri y se presentaba en espectáculos de bajo perfil de música regional mexicana.

Pero en Corpus Christi (Texas), el pueblo donde nació se ganó el aprecio de sus seguidores que todavía la idolatran.

El padre abrió un museo en tres rutas que comienzan en la casa de cuna de Selena, pasa por sus negocios y termina en el motel, frente al cual fue asesinada.

AGENCIS

Quienes Somos

Una compaña de noticias comprometida en la difusión de información local en un número de diferentes y simultáneas formas, reflejando los puntos de vista objetivos y aspiraciones inmediatas de las comunidades a las que servimos.