Isidoro Santana descarta que la deuda pública sea “insostenible”

SANTO DOMINGO. El ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Isidoro Santana, descartó que el monto consolidado de la deuda pública, que algunos analistas estiman en más del 50 por ciento del Producto Interno Bruto, sea “insostenible” o vaya a poner en el país en una situación de riesgo que implique una eventual crisis económica.

Para el funcionario, el problema de la creciente deuda pública “es un tema que a todo el mundo le preocupa”, tanto a la sociedad civil como al Gobierno.

Santana sugirió ayer que para poner control a la deuda pública tendría que generarse un superávit en las recaudaciones de impuestos, lo que implica cumplir con el tercero de los acuerdos trazados por el Gobierno en la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030 que es lograr un pacto fiscal.

“No hay dudas de que tampoco podemos seguir indefinidamente endeudándonos.

En algún momento hay que ponerle control a eso”, advirtió el ministro, previo a una reunión en el Congreso Nacional con la comisión de diputados y senadores que estudia el proyecto de ley de Presupuesto General del Estado para el año 2018.

Santana explicó que para frenar la deuda el Gobierno tendría que generar un ingreso mayor a lo que gasta, lo cual implicaría cobrar más o gastar menos. Sobre este último aspecto, aclaró que “es muy difícil” debido a que el gasto público de República Dominicana se caracteriza por “tener un coeficiente muy bajo en el contexto internacional”.

Gastar menos es muy difícil, porque RD se caracteriza por tener un coeficiente muy bajo en el contexto internacional. Según los datos oficiales de la Dirección General de Crédito Público, el saldo de la deuda del sector público no financiero alcanzó los US$28,937.5 millones, al 31 de agosto, equivalentes al 39.0 por ciento del PIB.

Fuente: Diario Libre

Quienes Somos

Una compaña de noticias comprometida en la difusión de información local en un número de diferentes y simultáneas formas, reflejando los puntos de vista objetivos y aspiraciones inmediatas de las comunidades a las que servimos.