Los Toros del este amenazan a felinos de la Capital

SANTO DOMINGO. La capital amaneció ayer mirando un standing que la dejaría fuera de la postemporada, un escenario que solo se ha producido una vez en 64 torneos (2014-2015), en una carrera de fondo en la que sus felinos lucen agotados con las lenguas afuera mientras observan pasarles unos Toros con tanta fuerza como si la carreta que movieran fuera de papel.

Noviembre ha agitado la parte baja del torneo Pepe Busto, con Estrellas y Gigantes jugando con regularidad y Águilas de menos a más, luego de una crisis cuatro juegos que la acercó al fondo. Hace una semana, los bovinos compartían el sótano con los Tigres (4-10), a tres choques de unos Leones (8-6) al que ya le temblaban las piernas.

Hoy, en medio de una racha de seis triunfos, los romanenses (9-10) tienen un partido de ventaja sobre los escarlatas en el cuarto lugar en una corrida 9-2 tras comenzar el curso al lado del precipicio con 0-8. La última vez que los bovinos perdieron (31 de octubre) los Dodgers igualaban a tres la Serie Mundial en Los Ángeles contra el as de los Astros Justin Verlander.

La gerencia de los Toros, que en medio del pánico desatado por el arranque rompió con el dirigente Pat Murphy al cuarto partido y nombraron al venezolano Carlos Subero, leyó a tiempo el diagnóstico.

Corrigió los problemas en el relevo que dejó escapar seis triunfos, cerró los costosos orificios defensivos y los bates comenzaron a responder como estaban programados. “Trajimos a (Michael) Dimock (intransitable en cinco entradas), se integraron (Luis) Santos, Keury Mella (cinco hits y una vuelta en 7.1 innings) ha sido una gran sorpresa para nosotros, Hansel Rodríguez, Fautino de los Santos, se integraron unos pitchers que han hecho el rol que se le entregó”, dijo Stanley Javier, gerente del club. “Entiendo que la única explicación es que el equipo está jugando al nivel que supuestamente tenía que jugar y todo ha venido junto, defensa, pitcheo y la ofensiva. Bateábamos .188 colectivo, ya bateamos .232, esos 40 puntos de diferencia lo explican todo, también teníamos no sé cuántos errores en los primeros juegos y ahora hemos mejorado”.

En efecto, en sus primeros 14 encuentros cometieron 28 pifias que costaron 15 carreras. En los siguientes cinco solo cedieron dos errores.

La efectividad de su pitcheo ha pasado de ser la quinta (3.27) a la tercera (2.93) a la vez que pasaron de ser segundos en robos (15 bases) a ser punteros (23). Hace una semana que eran últimos en carreras anotadas (42) y hoy van igualados en el tercer lugar (46). “Hubo pánico con el inicio, pero todavía no duermo. Cuando crucemos al round robin, de ahí no voy a dormir hasta que pase a la final y entonces no duermo hasta que ganemos la final, o sea que no hay sueño feliz hasta que se acabe la pelota”, dijo Javier, que asumió las riendas el torneo pasado cuando el equipo iba con 3-12 y en lo adelante jugó para 21-14 quedando a un juego de la clasificación.

Fuente: Diario Libre

Quienes Somos

Una compaña de noticias comprometida en la difusión de información local en un número de diferentes y simultáneas formas, reflejando los puntos de vista objetivos y aspiraciones inmediatas de las comunidades a las que servimos.