Nomar Mazara se acerca a las 100 empujadas con solo 22 años

SANTO DOMINGO. Remolcar 100 carreras en las Grandes Ligas es alcanzar un umbral de respeto que da rango de slugger y garantiza turnos en el medio de una alineación, una estadística de referencia mayúscula que puede convertir un salario anual de seis a ocho dígitos de una temporada a otra.

Julio César Franco nunca lo logró en 23 años en las Grandes Ligas, Raúl Mondesí tampoco en 13, Felipe Alou se quedó a dos vueltas en 1962 de ser el primer criollo, Manny Machado no lo ha conseguido en cinco campañas, Edwin Encarnación y José Bautista tuvieron que esperar hasta los 29 años para alcanzar sus primeras y Nelson Cruz hasta los 33.

Pero a los 22 años y en apenas su segundo curso en la MLB, Nomar Mazara está bien cerca de inscribir su nombre en el círculo de dominicanos que ha producido un centenar de vueltas en una campaña.

El guardabosque derecho de los Rangers llegó el miércoles a 96 remolcadas en la estación 2017 y a falta de 11 partidos para el equipo tiene la posibilidad de agregar a su currículo un dato que pese como una losa cuando en cualquier momento el club le ofrezca una extensión que le compre años de arbitraje y evite probar la agencia libre en 2022.

La hazaña merece mayor atención si se toma en cuenta que solo Alex Rodríguez y Albert Pujols han llegado a la marca a una edad más joven que la que puede hacer Mazara. A-Rod tenía 20 años cuando en 1996 produjo 123 para los Marineros y Pujols llevó 21 al home plate en su estreno ligamayorista en 2001 para los Cardenales. Mazara puede convertirse en apenas el tercer jugador de los Rangers que consigue tres cifras de anotaciones manufacturadas en una campaña con 22 años o menos tras los puertorriqueños Juan “Igor” González (1991 y 1992) y Rubén “El Indio” Sierra (1987). Un talento que se despegó al promedio desde que jugaba de adolescente en la liga La Javilla, el bono que recibió Mazara cuando firmó en 2011 lo etiquetó con no poder fallar y a la fecha ha hecho quedar bien desde su entrenador/agente Iván Noboa que pidió por su boca hasta el gerente que aprobó los US$5 millones, Jon Daniels, pasando por el entonces director de desarrollo de los Rangers, A.J. Preller.

Desde entonces se le ha monitoreado hasta las aplicaciones que descarga en su móvil y él no ha parado de demostrar su valor.

Un bateador zurdo de gran velocidad en su largo swing, que puede poner una cifra impresionante de extrabases y jugar defensa decente (lleva 6 errores en 2,241.2 entradas en la MLB) con estatura de baloncestistas, 6’4 pies y 215 libras, 25 más de fibras que su peso en 2011. En su primera campaña bateó para .266 con 20 jonrones, 13 dobles, 64 remolcadas, porcentaje de embasarse de .320 y de slugging de .419.

Este temporada va por .256 (la única estadística en la que ha descendido), ha más que duplicado el número de dobletes hasta 30, lleva 96 producidas, su OBP topa los .320 y el porcentaje de extrabases a .433.

Todo esto en un turno menos al bate este año que en el pasado (515 contra 516). El dirigente Jeff Banister le dijo esta semana al diario Dallas Mourning News que mantendrá a Mazara en la alineación a pesar de las molestias que sufre en su pierna izquierda. Texas comenzó la jornada de ayer a 2.5 partidos del segundo Wild Card que ocupa Minnesota.

Líder productor

Mazara, oriundo de Villa Duarte en Santo Domingo Este, encabeza al equipo en producidas en un curso en el que las lesiones han castigado la artillería de los Vigilantes.

Las 223 bases que ha alcanzado con sus 132 imparables son la cuarta mayor cantidad del club. Su salario de US$546,450 ocupa el puesto 22 en la nómina de Texas, que encabeza Prince Fielder con US$24,000,000 que hay que enviarle a su casa pues está retirado desde 2016 a causa de problemas en su cuello.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Quienes Somos

Una compaña de noticias comprometida en la difusión de información local en un número de diferentes y simultáneas formas, reflejando los puntos de vista objetivos y aspiraciones inmediatas de las comunidades a las que servimos.